domingo, 24 de junio de 2012

EL VIOLADOR


Ella te quiere aunque odie tus ojos, aunque ahogue tu remolino en colonia para bebés y desprecie tu hoyuelo que crece sin besos.
Cada mañana, ella acaricia tu frente que no le recuerda a ninguna otra, y te lleva dormido a casa de la vecina. Baja al metro, saca su viejo libro para que la protagonista se  vuelva a casar y sea feliz.  Ella casi sonríe, pero cierra los ojos y piensa que tiene que comprar más colonia para dominar ese remolino que le recuerda tanto a tu padre, y camina por pasillos ennegrecidos que embadurnan cualquier imagen del pasado, y entra en la fábrica donde trabajaban los tres, y se cambia de ropa y coge el carrito de la limpieza que huele a lejía, como la mano que le tapó la boca después de apuñalar a su marido.
Pero tu madre te quiere, aunque te parezcas tanto a él…
 
Autor: Amparo Martínez Alonso©
País: España

16 comentarios:

Ximens dijo...

Me gusta, ese tercera que parece un segunda.

ESPERANZA dijo...

Muy visual, he conseguido oler hasta la colonia.

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

Muy visual, he conseguido oler hasta la colonia.

Un abrazo,

Rosa dijo...

Duro relato.
Besos desde el aire

josé manuel ortiz soto dijo...

El problema es que sigua viendo a "èl" en el pequeño.

Humberto Dib dijo...

Muy duro, pero cuántas veces se constata en la vida real, ¡uf!
Besos.
HD

Mar Horno dijo...

Tremendo. Coincido con algunos comentarios, se huele la colonia y la lejía. Pobre bebé. Un beso.

MA dijo...

Da miedo.

Miguelángel Flores dijo...

Qué duro, Petra. Pero, por lo que veo, el violador no era un desconocido, que aún debió ser una violación más atroz.
Un abrazo.

Sandra Montelpare dijo...

Tremendo y sensorial! Muy buena mixtura de olores e imágenes has logrado, Petra. Saludos van!

Luisa Hurtado González dijo...

Miguelángel me quitó las palabras de la boca: atroz.
¿Podrá la magia que tienen los niños para conmover conmoverla? Espero que sí.

Sara Lew dijo...

Qué duro, Petra. Qué triste. Muy bien escrito, con detalles que te hacen sentir la historia.
Besos.

Elysa dijo...

Muy duro, Petra, de los que me ponen nerviosa pero que deben ser escritos. De verdad que consigues conmover y remover sentimientos.

Besitos

Petra Acero dijo...

Duro, muy duro, como todos habéis señalado, pero la realidad casi siempre supera a la ficción.
El hijo producto de una violación... Es muy complicada la postura de la madre. Es contradictoria, es amar y odiar.

Muchas gracias a todos por leer este soplo de denuncia, de rabia, de amor-desamor.
Un beso a todos.

Melanio Dolente, Mariscal de Torre Rubia dijo...

Seguramente el niño ya no podrá ser él sin esa colonia, la misma colonia ... y siempre en la coronilla. La madre ya no podrá pasar sin masajear la cabeza de su hijo, aunque sea maquinalmente, obsesivamente, con la misma colonia.
Seguramente las historias están ahí para ser contadas, sean duras o alegres, felices o tristes, pero como tú las cuentas siempre están bien contadas.
Un relato con dolor y olor ... a flor de piel.
Felicidades.

Nicolás Jarque dijo...

Petra, duro microrrelato que ya pude leer el día del Vendaval pero que por falta de tiempo no pude comentar. Es un relato tierno, aunque cuenta una historia dura, cruenta, de un drama descomunal. Es de difícil trato un caso como este y solo puede contestarse sinceramente si se vive en primera persona o de cerca.

Me encantó este soplo tuyo.

Besos.